Aunque cada vez nos acostumbramos más a la tecnología, es cierto que todavía existen muchos mitos alrededor de esta, sobre todo si se trata de los dispositivos que usamos diariamente.

El iPhone, por supuesto, no se escapa de ellos. Y en este artículo quiero concentrarme en aquellos mitos que rodean sus baterías. Mitos sobre cuánto tiempo deben ser cargados, cómo expandir su tiempo de vida y hasta cuál es la mejor forma de ahorrar energía.

Acompañame a resolver por fin todas estas creencias y saber qué tan ciertas son.


Mito #1: Debo cargar mi nuevo iPhone por 8 horas antes de usarlo.

Es probable que muchos de ustedes se rían de este mito, pero aunque no lo crean, existen personas y tiendas donde siguen recomendando tal cosa.

Lo cierto es que las baterías de litio de los iPhones, iPads y otros dispositivos están listas para el uso diario desde que salen de la caja. De hecho, no es raro encender un iPhone por primera vez y notar que cuenta con un porcentaje importante del total de su carga.

En todo caso, ¿qué es lo más recomendable? Cargar el iPhone hasta el 100% una vez esté en nuestras manos y usarlo sin tener que esperar mucho más.


Mito #2: Tengo que esperar a que el iPhone se descargue totalmente para recién conectarlo a la corriente.

A diferencia del mito anterior, esta creencia sí puede restarle vida útil a la batería del iPhone. Sobre todo si mantenemos esta costumbre a largo plazo.

La verdad es que las baterías de litio no funcionan como las antiguas de niquel, aquellas que pueden encontrarse en dispositivos más antiguos. Es más, esto es lo que recomienda Apple:

Carga la batería de litio cuando lo necesites. No es necesario esperar a que ésta se descargue por completo para hacerlo. Las baterías de iones de litio que usan los dispositivos Apple trabajan bajo ciclos de carga. Un ciclo de carga se mide a partir de la energía consumida que equivalga al 100% de capacidad de la batería. Es decir que si usamos un 75% de energía, y luego de cargada la batería usamos un 25% más, recién podremos contar un ciclo de carga acumulado. De esta forma, podría tomar varios días completar un ciclo de carga.

En otras palabras, no esperes a que la batería de tu iPhone baje demasiado para cargarla. De hecho, hazlo cada vez que puedas. Así tomará más tiempo en acumular el 100% de descarga que se necesita para iniciar un nuevo ciclo. Ten en cuenta que cada ciclo de carga disminuye muy ligeramente la capacidad total de la batería. A menos ciclos, la batería será más eficiente.


Mito #3: Cargar la batería del iPhone durante toda la noche perjudica la vida útil de mi iPhone.

Se trata de un miedo que proviene desde las antiguas baterías de iones de litio, las cuales podían hasta reventar si se calentaban demasiado.

Lo cierto es que actualmente las baterías basadas en iones de litio son bastante inteligentes. Y aunque pasen toda la noche conectadas a la pared, o en todo caso un día completo o más, la vida útil del dispositivo no sufrirá demasiado gracias a los sistemas de seguridad que ahora tienen.

Eso sí, si bien el iPhone no tendrá muchos problemas, lo recomendable es no tener el iPhone ni otro dispositivo conectado más de lo necesario ¿Por qué? Por el bien del planeta al reducir el consumo de energía.


Mito #4: Usar cualquier cargador da lo mismo.

Felizmente en el ecosistema Apple usar cargadores que no tengan respaldo oficial es más complicado. Sobre todo teniendo en cuenta que iOS y la tecnología lightning trabajan en conjunto para evitarlo.

De todos modos, siempre será recomendable preferir cargadores que, si bien no es necesario que sean de Apple, sí provengan de marcas reconocidas como Belkin, Moshi, entre otras ¿Por qué? Porque no solo los cables son compatibles, sino que por dentro cuentan con los requerimientos necesarios para no generar sobrecargas de energía, cortocircuitos u otros problemas que nos perjudiquen a nosotros y a nuestros dispositivos.


Mito #5: Cerrar aplicaciones me ayuda a ahorrar batería.

Otro mito que se rehúsa a morir. Ya hemos tocado este tema antes pero, de todos modos, siempre vale la pena volver a mencionarlo.

Lo que debe quedar claro es que iOS es un sistema operativo muy inteligente, y que sabe cuándo aprovechar los recursos del iPhone, así como también cuando hacerlos descansar. De esta forma, si tenemos muchas aplicaciones abiertas que no estamos usando, no será necesario cerrarlas manualmente, ya que el mismo iOS detectará que están inactivas y dirigirá la energía del teléfono a aquellas que sí necesitamos en el momento.

Es más, cerrar aplicaciones manualmente puede restarle carga al iPhone, al hacer que este tenga que volver a abrir un app inactiva tras otra para poder cerrarlas.

Espero que estos 5 mitos hayan resuelto alguna de tus dudas. Y si quieres que hagamos una segunda parte con más mitos que tengan que ver con el iPhone, no dudes en pedirlo en los comentarios.