Es muy probable que lo primero que nos venga a la mente cuando pensamos en Apple es la idea de una marca exitosa, creadora de productos que cambiaron nuestras vidas y  poseedora de un estilo único que todos tratan de imitar.

Pero para lograr ese estatus la compañía tuvo que atravesar por momentos en los que el rumbo no parecía del todo claro. Esto llevó a Apple a experimentar con dispositivos y productos, que si bien no tuvieron el éxito esperado o simplemente quedaron en el terreno de lo curioso, ayudaron a la marca a aprender más sobre sí misma y lo que realmente necesitaban las personas.

En esta selección no solo conocerás un poco más sobre la historia de Apple y sus productos más extraños, sino que también sabrás lo que inspiró la creación de algunos de los dispositivos más populares de la marca.


Apple Timeband:

Aunque no lo creas el Apple Watch no fue el primer wearable de la compañía de la manzana. De hecho, a inicios de los 90 la marca ya experimentaba con el concepto de llevar una computadora en la muñeca.

Si bien el Tiimeband nunca salió al mercado, debido a los altos costos de producción y a un diseño que resultaba incluso más incómodo de lo que parecía, la compañía siguió persiguiendo la idea de ofrecer dispositivos que podamos llevar a todos lados. Esto hizo que la marca apueste aún más por las computadoras portátiles, y bajo esa misma línea y ya con Steve Jobs de vuelta al mando, el concepto de un reproductor de música MP3 de bolsillo no resultó tan extraño de imaginar.


Apple QuickTake:

Los 90s fueron una época bastante curiosa en Apple. Sin Steve Jobs como CEO, la compañía lanzó distintos tipos de productos con el objetivo de llegar a más personas. Uno de estos dispositivos fue la Apple QuickTake en 1994, que fue reconocida como una de las primeras cámaras digitales dirigidas a las masas.

Capaz de guardar hasta 8 fotos con una resolución de 640×480 y 32 si es que se tomaban a 320×240, la primera versión de la Apple QuickTake no ofrecía demasiadas ventajas a comparación de las cámaras análogas. Las fotos solo podían verse si la cámara era conectada a una Mac, no había forma de controlar el foco ni el zoom, ni tampoco era posible eliminar las imágenes de manera independiente sino que debían ser borradas todas en conjunto.

Con el regreso de Steve Jobs en 1997 las QuickTake pasaron al olvido, aunque son muy requeridas por los coleccionistas de Apple.


La línea de ropa y accesorios de Apple:

En 1986 la compañía ya contaba con un gran número de fanáticos, y para probar su pasión y de paso hacer dinero, la marca decidió lanzar The Apple Collection: una línea de ropa y accesorios que celebraba el estilo californiano de finales de los ochentas.

Ahora resultaría impensable que Apple vendiera polos, camisetas, gorros, sudaderas y hasta muebles para el escritorio como la MacTable, pero tales productos sí existieron. Si buen fueron ediciones limitadas, entre ellos podemos encontrar vasos, loncheras, maletines, relojes, folders, collares, aretes, tablas de surf, sombrillas, toallas para la playa y hasta botellas de vino con el logo de la manzana mordida.

Está demás decir que conseguir alguno de estos productos es bastante difícil, pero sobre todo caro, ya que muchos coleccionistas de la marca están interesados en obtener el set completo de estos productos.


La Mac del 20vo aniversario de Apple:

Lanzada en 1997, la Mac que celebraba los 20 años de la compañía no solo fue un dispositivo de edición limitada, sino que significó el primer paso de Apple para llegar al concepto de la iMac.

Con un cuerpo dividido en dos partes, la TAM (Twentieth Anniversary Macintosh) como era conocida por todos, integraba lo mejor de la tecnología del momento. De hecho, se trataba de una computadora tan avanzada para la época que muchos se preguntaban si algún día se podría exprimir todo su potencial.

Por dentro contaba con un procesador PowerPC de 250MHz, una tarjeta de video ATI 3D Rage II de 2MB que podía ofrecer resoluciones de 800×600 y 640×480 en una pantalla LCD a color de 12 pulgadas. El apartado del audio le fue encargado a Bose, que produjo parlantes especiales para la computadora así como un subwoofer. Además, fue uno de los primeros proyectos de diseño que se le encargó a Jony Ive, quien luego diseñaría el iPod y el iPhone, entre otros dispositivos legendarios de la marca.

Con un precio que bordeaba los $8000 USD, la TAM llegaba a la casa del comprador en limusina y contaba con su propio servicio de atención al cliente.


Apple Newton:

A pesar de que no se le puede considerar una curiosidad, ya que el Newton fue un dispositivo bastante conocido, vale la pena mencionarlo gracias a que fue la inspiración de lo que sería una nueva edad dorada para Apple.

Creado en sus inicios como una computadora de bolsillo, el concepto del Newton no era muy diferente al que luego empujó la creación del iPhone y del iPad. Para John Scully, CEO de Apple en esos momentos, el dispositivo debía ser capaz de reemplazar una computadora portátil, aunque esto luego cambió y pasó a ser un complemento de las Macintosh.

Mediante el uso de un stylus, el sistema operativo del Newton ofrecía una serie de aplicaciones basadas en la productividad, como agenda, calendario y procesadores de texto y de dibujo. Además, si se deseaba escribir y tomar notas, el dispositivo era capaz de reconocer la forma de escribir del usuario y traducir esta información en digital. Lamentablemente los resultados no siempre eran exactos, lo que hizo que el Newton fuera visto más como un juguete que un producto que fuese realmente útil.

Cuando Steve Jobs regresó a Apple en 1997 eliminó por completo la producción del Newton, pero rescató parte de su esencia e ideó aquel concepto que luego se expresaría en el iPhone.

Ahora que ya los conociste ¿cuál de estos productos te hubiera gustado tener o quisieras encontrar para tu colección? Puedes contarnos en los comentarios, así como si conoces otro que no hayamos mencionado. Es más, podríamos hacer una segunda parte con más dispositivos curiosos de la historia de nuestra marca favorita.