Ya hemos hablado de algunas características del iPhone X antes, y ahora le toca el turno a una de las más importantes, y que comparte con el iPhone 8 y iPhone 8 Plus: la carga inalámbrica o por inducción.

Se trata de una tecnología que apareció algunos años atrás en los smartphones, que llegó al Apple Watch desde su primera versión, y que ahora maduró lo suficiente para llegar a los iPhone.

De hecho, Apple utiliza el estándar más confiable de carga inalámbrica llamado Qi. Esto nos asegura que los nuevos teléfonos de Apple no solo cuentan con las versiones más avanzadas de este tipo de carga, sino que son compatibles con los mejores y más confiables cargadores inalámbricos del mercado.

¿Pero qué clase de magia logra que podamos cargar nuestro iPhone sin necesitar de cables? En este post te explicaré qué hay detrás de esta tecnología y qué potencial a futuro ofrece.


¿Cómo funciona la carga inalámbrica?

Aunque el concepto parezca sacado de una película de ciencia ficción, la tecnología detrás de la carga inalámbrica nos acompaña desde hace tiempo. Se trata del electromagnetismo, una manera de generar energía a partir de magnetos y cables conductores que se encuentra en muchos dispositivos: televisores, timbres, computadoras, impresoras y hasta en los ascensores.

Para que la carga inalámbrica suceda se necesita tanto de un emisor y un receptor electromagnético. En el caso de la tecnología Qi, que se usará en los nuevos iPhone, el emisor será la base que tengamos conectada a la pared y el receptor se ubicará en la parte trasera de nuestro teléfono.

Una vez que el emisor y el receptor entren en contacto, la base lanzará una señal al teléfono. El receptor confirmará que el iPhone es un dispositivo compatible, y además, ofrecerá información sobre la batería y cuánta cantidad de energía necesita para estar cargado al 100%. Con estos datos la base se ajustará a los requerimientos del teléfono, y mediante el electromagnetismo, hará que los electrones de la batería del iPhone despierten y llenen de energía al smartphone.


¿Cómo podría cambiarnos la vida?

Si bien no necesitar de cables para cargar el teléfono ya es un gran beneficio de por sí, con la llegada de la tecnología Qi al iPhone se espera que este estándar despegue por completo. Este año se espera que los sistemas Qi no solo mejoren en cuanto a velocidad de carga, sino que aparezcan pre instalados en mesas, escritorios y hasta en autos.

Se trata de que en los próximos años nos sea posible cargar el iPhone en cualquier parte, solo con ubicarlo en el lugar correspondiente a la carga Qi, el cual estará ubicado en las mesas de los restaurantes o hasta en los muebles de la cocina.


¿Qué tener en cuenta?

Para que la carga inalámbrica funcione sin problemas debemos tener ciertas consideraciones:

  • Si bien no necesitaremos cables para transmitir energía al teléfono, la base con tecnología Qi deberá estar conectada a la pared o a un cargador portátil.
  • El contacto entre el emisor y receptor electromagnético es esencial, es por eso que debemos asegurarnos que se hayan reconocido.
  • Si tenemos un case muy grueso lo más recomendable es sacar el iPhone de este y ubicarlo en la base, de esta forma nos aseguramos que la velocidad de carga sea la esperada.
  • Solo el iPhone X, el iPhone 8 y el iPhone 8 Plus son compatibles con esta tecnología.