Una mamá conectada con la tecnología ya no es algo raro de ver. Todo lo contrario, nuestras madres han adaptado los iPhone, los iPad y las Mac a su día a día. La tecnología las ayuda a organizarse mejor, pero sobre todo, ahora pueden estar siempre conectadas con los que más quieren.

Es por eso que, si se trata de sorprender a mamá en su día, un Apple Watch podría ser el regalo perfecto. Y es que es el complemento ideal del iPhone, en el cuál podrá recibir todas sus notificaciones, revisar sus mensajes, contestarlos por voz y hasta programar rutinas de ejercicios. Ah, y claro, todo esto sin perder el estilo gracias a todas las formas que el reloj ofrece para adaptarse a cada ocasión.

Estas son 3 razones que hacen del Apple Watch el siguiente gran paso en el vínculo de mamá con la tecnología.


 

Un sistema totalmente integrado al iPhone.

Lo mejor del Apple Watch es que nos ofrece gran parte de la experiencia del iPhone directamente en la muñeca.

Es increíble, porque sin tener que sacar el iPhone del bolsillo o la cartera, mamá podrá revisar todas las notificaciones y mensajes que le lleguen al teléfono con desde la pantalla OLED del reloj inteligente de Apple. Así no se pierde de nada en absoluto. Es más, podrá contestar cualquier llamada desde su muñeca con el Apple Watch, incluso si el teléfono se encuentra en otra habitación, ya que cuenta con micrófono y bocina integrados

Pero eso no es todo, el Apple Watch es compatible con un gran número de aplicaciones. Desde redes sociales hasta apps dedicadas a la productividad, así que podrá interactuar con ellas desde el mismo reloj. Y ni qué decir de las aplicaciones propias de WatchOS, con las que podrá generar recordatorios, listas, notas de voz, programar alarmas y hasta contadores de tiempo.

Y si esto parece demasiado, bastará con solo elevar la muñeca y decir “Oye Siri” para que nuestra asistente favorita haga todo el trabajo.


Conectada a su salud.

Una de las características que hacen del Apple Watch el mejor reloj inteligente del mercado tienen que ver con la salud. Y es que el reloj cuenta con sensores capaces de monitorear el ritmo cardíaco de forma continua, y con estos datos, puede establecer rutinas de actividad y ejercicios que se acomoden mejor a cada persona.

Además, el dispositivo puede alertar al usuario si se da un cambio drástico en los latidos del corazón, lo que resulta una herramienta fundamental para controlar el ritmo cardíaco.

Toda esta información se registra y sincroniza con la aplicación Salud dentro del iPhone. De esta manera podemos revisarlo fácilmente.

Y como WatchOS, el sistema operativo del Apple Watch es compatible con miles de aplicaciones dedicadas al deporte, mamá podrá realizar todo tipo de ejercicios. Desde caminar, trotar, correr, hacer yoga y hasta nadar, ya que en la versión Series 3 el reloj de Apple es resistente al agua hasta 50 metros de profundidad.


Imposible perder el estilo.

Que el Apple Watch sea un reloj inteligente no le quita la posibilidad de ser elegante. Tanto la versión hecha de aluminio como la de acero inoxidable tienen un acabado extraordinario y de mucha calidad. De hecho, también disponibles en Space Grey, Silver, Gold y Rose Gold, los relojes pueden combinar muy bien con el iPhone de mamá.

Pero eso no es todo, ya que las correas del Apple Watch son intercambiables y pueden adaptarse a cada estilo de vida y actividad. Por ejemplo, si se trata de hacer ejercicio se puede elegir una deportiva, pero en el momento de salir a una reunión de trabajo o a un evento importante la correa puede cambiarse por una de cuero que vaya mejor con la ocasión y con el outfit elegido.