Durante más de 25 años las computadoras portátiles de Apple han revolucionado las vidas de estudiantes, profesionales y creativos alrededor del planeta.

Su popularidad las ha convertido en iconos que aparecen en películas, series, libros y juegos de video. Mientras que en el mundo real, es casi imposible no encontrar una en un café, un aeropuerto, en las bibliotecas, los salones de clase, en la oficina, hasta en una grabación y sesión fotográfica. Las MacBook son las herramientas perfectas porque son poderosas, compatibles con los programas más útiles e importantes para cada disciplina. Desde sus inicios se volvieron famosas por su diseño atractivo, elegante y enorme poder. No es por nada que el resto de marcas siempre la han tratado de imitar.

En este post quiero compartir contigo 3 momentos de la historia de las MacBook Pro que marcaron su historia. Se trata de 3 instantes que establecieron el camino para que estas computadoras se convirtieran en las mejores y más deseadas del mercado.


El inicio

Aunque Apple había lanzado años atrás la Mac Portable, que podría considerarse como su primera computadora móvil, fue la PowerBook 100 la que marcó el inició de la línea de dispositivos que luego conoceríamos como las MacBook y MacBook Pro.

Estrenada a finales de octubre de 1991, la PowerBook 100 causó revuelo debido a su diseño, así como un poco de escándalo al no ofrecer un puerto para diskettes como el resto de la industria.

A pesar de que muchos expertos pensaron que fracasaría, por su elevado precio (2500 USD) y porque los usuarios no podrían usar floppy disks en ella, la PowerBook 100 resultó ser todo un éxito en ventas gracias a su extraordinario poder y ergonomía.

Apple decidió mover el teclado hacia atrás, y así ofrecer un espacio razonable para posar las palmas de las manos al escribir. Además, al contar con un trackball bastante grande, usar el puntero del mouse era más preciso.

Por otro lado, gracias a su procesador Motorola 680000 y sus 2MB de RAM, la PowerBook 100 era considerada una de las computadoras portátiles más rápidas del planeta. Lo que aseguraba que sus usuarios pudieran correr casi cualquier programa en su pantalla LCD de 9 pulgadas.

El éxito de la PowerBook 100 marcó toda una evolución en cuanto a las computadoras móviles de Apple. En 1994, por ejemplo, llegó la PowerBook 500 que fue una de las pioneras en usar un trackpad, además de incluir un micrófono y parlantes estéreo.


La primera MacBook Pro

Lanzada en febrero del 2006, la primera MacBook Pro fue el resultado de todo lo aprendido por Apple desde la PowerBook 100. Por un lado, la compañía de la manzana se aseguró de establecer un diseño tan resistente como atractivo.

Si bien no fue la primera portátil de la marca cuya construcción fuera de metal, sí fue la primera en aprovechar todas las ventajas del aluminio, que la hacían más resistente y más eficiente al expandir el calor fuera del interior de la laptop.

Junto con la PowerBook 500 llegó la PowerBook G3, algo así como el padre de las MacBook Pro, que a comparación del modelo anterior ofreció la capacidad de expandir almacenamiento y RAM, una bandeja para CD-ROM, baterías de litio más duraderas, y procesadores el doble de potentes que los Pentium II de la época. Su precio era de 2000 USD.

Pero la primera Macbook Pro fue revolucionaria no solo por sus componentes internos, que dejaban por detrás a cualquier competidor, sino que trajo varias de las características que hicieron famoso a este modelo.

Por ejemplo, el teclado retro iluminado, los sensores internos para cuidar al disco duro de movimientos bruscos y el popular MagSafe, el sistema que evitaba que la MacBook Pro sufriera algún accidente si alguien tropezaba con su cable de carga, se estrenaron en esta versión de la MacBook Pro.

También fue revolucionaria porque fue la primera portátil de Apple cuyo procesador fue producido por Intel, un vínculo que se mantiene hasta ahora.


Unibody y el presente.

Quizás el cambio más importante que llegó a las MacBook Pro ocurrió hace 10 años con la línea que Apple lanzó a finales del 2008. A diferencia de las entregas anteriores, estas Mac cambiaron por completo el diseño, al usar un cuerpo Unibody basado en un solo bloque de aluminio.

El proceso de construcción es extraordinario, ya que se moldea una pieza de este metal de tal forma que solo queda espacio para los componentes internos. De este modo las MacBook Pro de ese entonces en adelante son capaces de expandir de una manera más eficiente el calor, son más ligeras, delgadas, pero no por eso menos resistentes.

Las MacBook Pro Unibody del 2008 resultaron siendo las MacBook más vendidas de la historia, gracias a su diseño y poder de procesamiento. Además venían en distintos tamaños: 13, 15 y hasta 17 pulgadas. Así que había para todos, ya que cada una traía componentes dirigidos a distintos tipos de usuarios y necesidades.

Con la llegada de las pantallas Retina Display en el 2012 y la reducción de sus medidas ese mismo año, y luego en el 2016 cuando apareció el sistema Touch Bar para ampliar sus posibilidades, las MacBook Pro no solo mantienen el éxito de ventas, sino que siguen siendo consideradas como el estándar de la industria cuando hablamos de computadoras portátiles. Y si tenemos en cuenta que el futuro se ve promisorio, podemos estar seguros que estos dispositivos siempre encontrarán la forma de cómo sorprendernos.