Si se trata de edición fotográfica, pocas aplicaciones son tan completas como Darkroom ¿Por qué? Por sus cientos de herramientas, filtros, controles, formatos, y hasta la posibilidad de trabajar archivos en RAW que provengan de una cámara profesional. Todo esto unido por una interfaz simple y fácil de aprender a usar.

¿Quieres conocer sus principales características? Vas a querer instalarla en tu iPhone apenas las conozcas.

pastedGraphic.png

Sincronización con tu biblioteca de fotos.

A diferencia de otras aplicaciones similares, Darkroom importa automáticamente las fotografías de nuestro teléfono. De hecho, para hacernos más sencilla la vida, la aplicación seleccionará solo las que se encuentren en el carrete, pero no las que se encuentran eliminadas u ocultas.

Una característica muy útil porque no tendremos que perder tiempo al buscar una imagen y luego importarla desde la aplicación, ya que siempre estarán disponibles desde ella.

 

pastedGraphic_1.png

Compatible con diversos formatos.

Además de las fotos capturadas por el iPhone, Darkroom es compatible con otros tipos de archivos de imagen, tal como TIFF y PNG. Pero eso no es todo, y es que la aplicación puede abrir archivos en RAW de hasta 120 megapíxeles, además de fotos en JPG de alta resolución.

Esto nos da la posibilidad de tener, en nuestro bolsillo, un laboratorio fotográfico que tiene poco que envidiarle a las aplicaciones de escritorio destinadas a los profesionales.

 

pastedGraphic_2.png

Todas las herramientas que uno podría necesitar, y más.

Si bien es lógico esperar que la aplicación cuente con opciones para modificar el brillo, el contraste, el resaltado, las sombras, la saturación, la nitidez y los tonos; Darkroom también integra posibilidades muy interesantes como el recorte, la modificación de perspectiva, cambio de proporción y control de color.

Y aunque la aplicación es gratuita se pueden adquirir paquetes para expandir las posibilidades. Entre ellas se encuentran los controles por curva para modificar, con una exactitud perfecta, el nivel de luces, sombras y tonos de las imágenes a editar.

 

pastedGraphic_3.png

Modifica los Live Photos.

En lugar de buscar y bajar un app que pueda editar Live Photos, solo necesitaremos de Darkroom para hacerlo.

Desde su interfaz podremos recortar la duración del clip, elegir el recuadro que más nos guste, cambiar el audio o agregar una banda sonora y exportar el clip para ser visto en redes sociales.

 

pastedGraphic_4.png

Procesamiento en grupo.

Con Darkroom no solo tendremos un gran control en el momento de editar nuestras fotos, sino que también podremos exportar los cambios logrados en conjunto. Es decir que será posible elegir un lote de imágenes editadas y producir todas las versiones editadas de una sola vez.

 

pastedGraphic_5.png

Crea tus propios filtros.

Aparte de los 10 filtros que ya están integrados en la aplicación, Darkroom nos permite modificarlos hasta hacerlos totalmente únicos.

Y si esto no es suficiente estarán a nuestra disposición hasta 20 filtros más que podrán adquirirse desde la misma aplicación.

Darkroom es una aplicación que puedes probar desde ya. No cuesta nada y estoy segura que obtendrás resultados impresionantes.