Tras haber tenido durante casi todo el 2018 el iPhone X, tuve la oportunidad de poder hacerle un upgrade a mi dispositivo en todo el sentido de la palabra. El iPhone XS, nuevo buque insignia de Apple, se presentaba como una mejora integral del modelo anterior, con la importante opción de poder optar por una pantalla mas grande, con la versión Max. Esta es mi evaluación tras un mes de uso intenso del dispositivo.

 


 

Pensando en la creación de contenidos y en la performance para juego en móvil, decidí tener mi primer iPhone con pantalla grande y los resultados han sido hasta el momento, estupendos.

El iPhone XS está provisto con una hermosa pantalla Súper Retina, la pantalla mas grande en la historia de la marca. Además cuenta con tecnología HDR, capaz de mostrar los colores negros mas intensos posibles en un smartphone.

El cuerpo está fabricado con un resistente vidrio y bordes de acero quirúrgico. Yo elegí la versión Silver, en la que predomina el blanco.

Una de las primeras cosas que llaman la atención de este dispositivo es que ha mejorado mucho su velocidad para muchas funciones. Lo que salta a primera vista es el Face ID, el cual reconoce tu rostro para desbloquear el teléfono mucho mas rápido que en la versión anterior. Esto se debe en parte al nuevo chip A12 Bionic que es hasta 15% más veloz que su antecesor.


 

El otro aumento dramático en la velocidad es el Air Drop. El sistema inalámbrico de file sharing de Apple funciona increíble en el XS Max y me ha permitido pasar en segundos, videos de varios minutos en alta calidad.

Otro aspecto que me ha gustado mucho es la mejora en la cámara de fotos. Ahora el iPhone tiene integrado un sistema HDR que resalta las luces y sombras para una calidad superior, superponiendo y eligiendo con inteligencia artificial las mejores tomas en microsegundos.

Además con la mejora en el modo retrato, permite modificar los valores de profundidad de campo, lo que en la practica nos permite controlar despues de haber tomado la foto, que tan difuminado queda el fondo.

Otra cosa que me ha encantado, teniendo en cuenta que trabajo mucho video con la cámara delantera, es que esta por fin puede grabar video en resolución 1080p, pero con 60 cuadros por segundo.

El otro update importante que este modelo recibe es la opción de poder tener hasta 512 GB de capacidad. Eso es perfecto para creadores de contenido que utilizamos el iPhone para crear material que ocupa bastante espacio, como video en 4K.

 


 

Finalmente, y gracias a las grandes ventajas que el iPhone XS me ofrece en calidad de video, foto, creación de contenido para apps como Instagram (definitivamente el dispositivo mejor optimizado para esta red social) y conectividad (Air Drop +. MacBook + Final Cut = video editado en minutos), más la adición de algunos accesorios (y un cargador portátil), finalmente podré utilizar mi iPhone XS Max como mi dispositivo principal para la creación de contenidos en la próxima cobertura que realizaré para RPP en el CES de Las Vegas. Mantente atento al contenido que sacaré en las próximas semanas, ya que estará realizado íntegramente utilizando iPhone XS Max y sin la necesidad de otros dispositivos para el registro de imagen y vídeo.

Mira aquí mi experiencia: