No hay forma de negarlo. Si existe un reloj inteligente exitoso en el planeta es el Apple Watch, y es que se trata de uno de los relojes más vendidos de la industria. Incluso han superado a marcas tan conocidas como Rolex.

Versátiles, compatibles con miles de aplicaciones del App Store, e incluso, son capaces de ofrecernos una experiencia independiente a la del iPhone, ya que no siempre depende de él para realizar muchas funciones.

Y si se trata de ayudarnos a hacer deporte, el Apple Watch puede convertirse en una parte fundamental de nuestros entrenamientos, ya que no solo nos ofrece información relevante sobre nuestro estado físico, sino que también nos ofrece una enorme cantidad de aplicaciones según la disciplina que más nos guste realizar.

Así que, si vas al gimnasio, corres, sales a nadar o simplemente prefieres dar largas caminatas, siempre encontrarás cómo aprovechar más de tu Apple Watch. En este artículo te contaré un poco más sobre cómo hacerlo.


Elige la correa correcta

Una de las mejores características del Apple Watch es que puede adaptarse muy bien a nuestro día.

De esta forma, si tenemos una reunión formal por la mañana podremos preferir tener una correa de metal que sea más elegante; pero si se trata de ir al gimnasio o salir a correr, podremos cambiarla y pasar a una deportiva en segundos.

Se trata de correas seguras y capaces de resistir actividades que van desde correr hasta el surf. Son a prueba de sudor y están hechas de materiales amigables con nuestra piel.


Deja que watchOS se haga cargo

El Apple Watch es un reloj inteligente por algo, y es que es capaz de reconocer si es que estamos realizando algún tipo de ejercicio, y de inmediato, lo registrará como actividad mientras mantiene el control sobre nuestras pulsaciones, movimientos y quema de calorías.

Una vez que entienda que realizamos actividad física nos pedirá si queremos registrarla. Por ejemplo, si hacemos una caminata a un ritmo veloz o si salimos a correr por el parque, el malecón o la cuadra. Solo tendremos que tocar el botón que nos indica en su pantalla para que nuestro desempeño quede registrado, y así forme parte de los datos que el Apple Watch recolecta sobre nuestro estado físico.

Esto resulta muy conveniente porque no tendremos que preocuparnos, necesariamente, de elegir la aplicación indicada o registrar el inicio de la actividad antes de comenzar. Solo tendremos que dejar al Apple Watch que haga su trabajo, que es lo suficientemente inteligente para reconocer nuestras rutinas automáticamente.


Combina su poder con las mejores aplicaciones

Ahora, si bien es cierto el Apple Watch cuenta con una aplicación propia dedicada al ejercicio, el App Store nos ofrece una gran cantidad de alternativas para la mayoría de disciplinas disponibles.

Si se trata de correr, aplicaciones como Nike Run Club, Runtastic, Runkeeper o Strava nos ofrecerán rutinas específicas, nos ayudarán con nuestra técnica, harán un registro de nuestros tiempos, la ruta que hemos elegido, así como nos conectarán con amigos y corredores alrededor del planeta.

Lo mismo ocurre con el ciclismo (Runtastic Road Bike GPS, Cyclemeter, Bikemap), como también con otras actividades como el yoga (Daily Yoga, Asana Rebel), surfing (Wisuki, Surface Surf Forecast); así como entrenamientos funcionales (Nike Training Club, Seven, Sweat). Hagas lo que hagas, siempre habrá una aplicación lista para ayudarte a mejorar y cumplir con tus objetivos.