Cada 21 de Junio celebramos el día del selfie, sí, como lo leen; el mundo le dedica un día a festejar aquella técnica fotográfica que nos pone a nosotros mismos como los protagonistas de la imagen, la cual se ha vuelto más popular que nunca gracias al iPhone.

¡Y qué mejor manera que celebrar el día del selfie que tomarnos una autofoto y compartirla con todos! Por eso, en este artículo, quiero recomendarte 5 tips para que siempre te salgan increíbles.

Préstale atención al fondo:

Yo sé, si bien los protagonistas de la foto somos nosotros, siempre debemos cuidar el fondo. Qué es lo queremos mostrar detrás, cómo se complementará con nuestra imagen y de qué manera nos ayudará a transmitir las sensaciones que queremos ofrecer son preguntas fundamentales.

Incluso, si en realidad los contenidos del fondo no importan mucho, también debemos estar atentos para no mostrar elementos que distraigan, o simplemente, que no queramos que aparezcan.

De hecho, si contamos con el Modo Retrato del iPhone, una buena idea sería desenfocar el fondo con él, y así no solo contaremos con una foto parecida a las profesionales, sino que centraremos toda la atención en nosotros.

Busca el ángulo correcto y la mejor iluminación:

Es cierto que los mejores selfies son aquellos que salen de improviso y de forma natural, pero vamos, no es que todos los que nos llamen la atención fueron capturados de esa manera.

Teniendo eso en cuenta, invertir un poco de tiempo antes de tomar la foto para encontrar nuestro mejor ángulo, además de una buena iluminación, puede darnos resultados increíbles.

Encontrar el mejor ángulo es cuestión de práctica, y no es necesario que te tomes selfies todo el tiempo para conseguirlo. Puedes practicar en el espejo o con la cámara frontal del iPhone. La idea es buscar la simetría, o una composición que genere sinergia entre tu rostro, el resto de tu cuerpo y el fondo. Si necesitas algo de ayuda, la cámara del iPhone te ofrece una cuadrícula para componer tus fotos. Para activarla solo tendrás que:

  • Ir a “Ajustes”.
  • Luego seleccionar “Cámara”.
  • Encuentra “Cuadrícula” y actívala.

Por otro lado, la luz es fundamental para hacer buenas fotografías. Así que trata de no tomar selfies en lugares poco iluminados, o al contrario, con el sol cayéndote en la cara. Se trata de que la iluminación sea tenue pero lo suficientemente intensa para que la imagen no esté oscura. También ten cuidado en que la luz marque sombras en tu rostro, a menos que quieras generar ese efecto a propósito.

Llama a tus amigos o a tu familia

¿Quién dice que los selfies deben ser de uno solo? Y es que no existen mejores autofotos que las que compartimos con nuestros amigos y familia.

En este caso no te preocupes tanto del fondo, e incluso el ángulo si es que ya salen todos, solo en capturar ese momento perfecto con las personas que más quieres.

Aprovecha del momento, de las situaciones que puedan salir de improviso, dile a quienes te acompañan que hagan algo gracioso, lo que tu quieras. Y si lo que deseas es darle un efecto Boomerang a la imagen, selecciona la opción Loop luego de seleccionar dentro del Carrete, la foto que quieres modificar.

Aprovecha las aplicaciones de edición:

Una de las grandes ventajas de tomarte selfies en el iPhone es que cuentas con el App Store, la tienda de aplicaciones más completa de cualquier sistema operativo móvil.

En ella podrás descargar las aplicaciones de edición que quieras, y hay para todos los gustos y necesidades. Por ejemplo:

  • Facetune2: Un clásico. La mejor aplicación si lo que quieres es retocar tus fotos, modificar los fondos, añadir filtros y hasta efectos especiales.
  • Snapseed: Otra aplicación legendaria. No solo te servirá para editar selfies sino para todo tipo de imágenes que quieras capturar. Muy fácil de usar y con herramientas bastante muy completas para que tu creatividad despegue.
  • Enlight: Hablando de creatividad, con esta aplicación podrás mostrar tu lado artístico al agregar filtros y efectos que harán que tus selfies se asemejen a pinturas o dibujos.

¡No te olvides de sonreír!

Los mejores selfies son los que entregan una gran sonrisa. Es que de eso se trata, de compartir con las personas momentos especiales, pero sobre todo, una actitud capaz de inspirar felicidad en los otros, y qué mejor si nos acompañan en la imagen nuestros amigos o nuestra familia.

Ah, y todo bien si tu selfie recibe likes, pero recuerda dárselos también a las personas que sigues, porque el reconocimiento que esperas también lo esperan los demás, y quién sabe, puede que tu like les alegre tanto el día como a ti.