Es verano y lo más probable es que pasemos más de un fin de semana en la playa o al lado de una piscina, y obvio, vamos a llevar nuestro iPhone con nosotros. Pero si tenemos mala suerte, puede que nuestro dispositivo termine en el fondo de una piscina o mojado por el mar.

Nadie quiere eso, y felizmente Apple ha tomado medidas en el asunto y ha hecho que sus teléfonos sean resistentes al agua, claro, a partir de ciertas condiciones que todos debemos conocer y tener en cuenta.

Por lo que, en este artículo, quiero aclarar algunas de las características que tiene la resistencia al agua, tanto del iPhone 11 como del iPhone 11 Pro.


Certificación IP68

Según las especificaciones de Apple, el iPhone 11, iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max cuentan con una certificación IP68 de resistencia al agua y polvo.

¿Pero qué significan estas siglas y a qué equivalen?

Comencemos con “IP”, que significa Ingress Protection. Estas siglas nos aseguran que el dispositivo cuenta con protección al agua y el polvo.

Las siglas que continúan son las que nos indican con qué grado de protección cuenta el dispositivo. En el caso del iPhone 11, iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max este nivel equivale a “68”.

El número 6 se refiere al nivel de protección contra el polvo, y en este caso quiere decir que se encuentran completamente protegidos contra este elemento.

Mientras que el número 8 se refiere al grado de protección contra el agua, que en este caso quiere decir que los estos iPhone son capaces de soportar inmersiones accidentales de un metro de profundidad por hasta 30 minutos.

Ahora, en el caso de esta última sigla, la capacidad de resistencia es la mínima que tiene que cumplir un dispositivo para lograr este certificado. En el caso del iPhone 11, iPhone 11 Pro y iPhone 11 Max; Apple no solo ha cumplido con el mínimo, sino que ofrece incluso más protección en estos modelos.

Por ejemplo, el iPhone 11 es capaz de resistir inmersiones accidentales a una profundidad de 2 metros por 30 minutos. Mientras que el iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max son capaces de mantenerse hasta 4 metros de profundidad durante media hora.


De todos modos, los iPhone no son a prueba de agua

Debemos tener en cuenta que el grado de protección IP68 de los nuevos modelos de iPhone no significa que no debamos preocuparnos por la seguridad de nuestros dispositivos.

Por un lado, si bien son más resistentes al mínimo que pide la certificación IP68, hay que tener en cuenta que, a más contacto con el líquido, la protección irá disminuyendo. Así que no es recomendable que estén en contacto con el agua si podemos evitarlo.

Por otro, tampoco es recomendable usar nuestros teléfonos debajo del agua ya que no han sido diseñados para ello. Para ello existen cases especiales que protegerán nuestro iPhone del agua y al mismo tiempo nos permitirán aprovechar sus funciones sin peligro. La certificación IP68 es más como un seguro de emergencia para el iPhone si es que este llega a caer al agua por accidente más que una característica adicional del teléfono.

Es importante tener en cuenta que cualquier líquido que entre al iPhone, por más protección que tenga, sin duda alguna lo dañará.