Diseñadas para ofrecernos una gran autonomía, las baterías del iPhone, del iPad y la Mac son, sin duda alguna, de las mejores del mercado.

Pero si se trata de alargar la vida útil de estos componentes, existen algunas consideraciones que podemos tener para que nos ofrezcan la misma calidad, confianza y horas de carga por mucho más tiempo.

En este artículo queremos recomendarte algunos tips para cuidar de las baterías de tus dispositivos Apple.

Actualiza a la última versión de iOS, iPadOS o macOS

Una de las mejores acciones que se pueden tomar para alargar la vida útil de las baterías del iPhone, iPad o Mac es actualizarlos apenas sea posible.

Y es que en los últimos años Apple ha redoblado esfuerzos para que sus sistemas operativos sean más eficientes, sobre todo, cuando se trata de administrar la energía de los dispositivos.

Cada nueva versión trae mejoras, no solo en características y funciones, sino en cómo el sistema aprovecha la carga de la batería para ofrecernos un mayor tiempo de autonomía. Además, claro, de extender la salud de este componente.

Domina el ciclo de carga

Las baterías de nuestros dispositivos mantienen un registro de sus ciclos de carga. Es decir, cuántas veces la batería fue cargada de 0 a 100% por ciento.

Por lo general, se estima que una batería puede ofrecer una buena autonomía hasta por 700 ciclos de carga. Entonces, para alargar la vida útil de las baterías, resulta muy importante tener algunos cuidados para que cada ciclo se complete en el mayor tiempo posible.

Tengamos en cuenta que, si bien un ciclo de carga equivale a pasar de 0 a 100% por ciento, el porcentaje, en realidad, se acumula. Por ejemplo, si un día cargamos nuestro iPhone, iPad o Mac de 50% a 100%, y al día siguiente hacemos lo mismo, habremos completado un ciclo de carga en dos días (50% el primer día y 50% el segundo).

Por eso, lo más recomendable es cargar nuestros dispositivos en intervalos, y no esperar a que se descargue por completo para cargarlo al máximo. Por ejemplo, si llegamos a un 80% podremos cargarlo hasta el 100% (20% del ciclo de carga acumulado); y más tarde podemos cargarlo de un 50% a un 70% (40% del ciclo de carga acumulado). La idea es que no completemos un ciclo de carga al día, sino que distribuyamos ese 100% en pequeñas cargas durante dos o más días, si es posible.

Utiliza cargadores adecuados

Si ya no contamos con los cargadores que llegaron con tus dispositivos, o queremos adquirir adicionales, entonces recomendamos usar como alternativa aquellos accesorios que sean certificados por Apple.

Primero, porque no tendremos problemas al utilizarlos, ya que serán compatibles con los dispositivos de la marca. Y segundo, porque nos dan la confianza absoluta de contar con una carga correcta de amperaje.

En iShop contamos con las mejores marcas de cargadores, todos certificados por Apple, y compatibles con todos tus dispositivos.

Evitar las temperaturas extremas

Cuidar nuestras baterías no solo tiene que ver con el momento en que las cargamos, sino en dónde usamos nuestros dispositivos. Teniendo eso en cuenta es recomendable no llevar nuestro iPhone, iPad o Mac a lugares con temperaturas extremas, ya sea por el clima o por el calor del espacio.

La temperatura ideal va de los 16 a 22 grados, pero a los 35 en adelante, la vida útil de la carga se verá perjudicada. Peor aún si decidimos cargar la batería en ese mismo momento.

Quitar el case

Si bien esto no es siempre necesario, puede que nuestro case genere un exceso de temperatura al momento de la carga.

Si el iPhone, el iPad o la Mac se calienta más de lo normal al cargar, entonces una buena recomendación es quitarle la funda durante este periodo. De igual forma, tampoco debemos cargar nuestros dispositivos si es que se encuentran dentro de un maletín, bolso o maleta.

Aprovecha las funciones de ahorro de batería

En el caso del iPhone, iOS nos ofrece el modo de Ahorro de batería, que nos permite limitar el uso de recursos del teléfono para optimizar aún más la carga.

Recomendamos usar este modo no solo cuando contemos con un porcentaje bajo de energía, sino cada vez que no necesitemos utilizar todos los recursos de nuestro iPhone: ya sea en una reunión de trabajo, mientras atenemos a una clase, hacemos ejercicio o descansamos.