En el Escritorio de macOS encontraremos las carpetas que más utilizamos, los accesos directos a los discos de la Mac, a las memorias USB y discos externos conectados; así como el Dock, que organiza nuestras aplicaciones preferidas.
Dominar todo lo que nos ofrece el Escritorio, y sus funciones, es fundamental para convertirnos en expertos de macOS; y en este artículo queremos recomendarte algunos trucos para que puedas aprovechar mucho más él.

Cambia el fondo del escritorio

Es probable que una de las primeras cosas que quieras hacer en la Mac es personalizarla según tu estilo, y cambiar el fondo de pantalla es básico.

En macOS puedes elegir tanto imágenes estáticas como fondos dinámicos que cambian durante el día. Puedes utilizar las opciones que Apple ha diseñado para ti, o en todo caso, usar imágenes propias o que hayas descargado en Internet.

Cambiar el fondo del Escritorio es muy fácil:

  • Selecciona el menú Apple (el de la manzanita, zona superior izquierda).
  • Presiona Preferencias del Sistema y luego Escritorio y protector de pantalla.
  • Por último, dale clic a Protector de pantalla.

En esta interfaz podrás seleccionar qué tipo de fondo de pantalla quieres:

  • Imágenes y colores incluidos con la Mac: elige entre las imágenes incluidas en macOS, así como los fondos de pantalla dinámicos, los cuales cambiarán según el momento del día en el que te encuentres. Si no quieres nada de esto puedes escoger entre colores sólidos.
  • Tus fotos: Puedes elegir entre las imágenes que aparecen en la aplicación Fotos, como en carpetas que tengas alojadas en la Mac. Recuerda que las imágenes compatibles con el fondo de pantalla deben ser JPG, PICT, TIFF, PNG o HEIC.

Si quieres acelerar este proceso, ubica la foto que quieres establecer como fondo de pantalla, dale clic derecho, y en las opciones selecciona Establecer como imagen de escritorio”. Esto también puedes lograrlo con una imagen que encuentres en Internet, solo mantén presionada la tecla Control y dale clic a la foto, dentro de las opciones que aparecen elige Utilizar imagen como fondo de escritorio.

Modo claro y oscuro

Es posible cambiar toda la interfaz de macOS al modo claro u oscuro, e incluso programar que un modo pase al otro según el momento del día.

El modo claro te ofrece el aspecto de toda la vida de macOS, mientras que el modo oscuro varía los tonos y colores para destacar el contenido, y de paso, para que tu vista descanse. Es muy sencillo activar estos modos, y en el Escritorio verás los cambios de inmediato.

Para hacerlo:

  • Selecciona el botón de Apple (zona superior izquierda). Luego Preferencias del Sistema y después General.
  • Dentro de esta pantalla escoge Claro, Oscuro o Automático.

En el modo claro verás macOS en su versión original. Con el modo oscuro parte de las ventanas, botones controles y otros se fundirán con el fondo; los colores se oscurecerán para destacar el contenido, tus presentaciones, textos, fotos, videos, páginas web, etc.

Si quieres pasar de un modo a otro de forma automática, puedes programar a qué hora se activa y desactiva el modo oscuro.

Organiza los archivos del Escritorio automáticamente

Quizás seas una de esas personas, o conozcas a alguien, que guarda todas sus descargas, documentos, carpetas, aplicaciones y demás en el Escritorio. Hacer esto no siempre ayuda a nuestra productividad, por lo que siempre se recomienda mantener este espacio lo más ordenado y limpio posible.

Si no quieres perder el tiempo organizando todo, macOS te ofrece la función Pilas, que te ayudará a separar cada documento y carpeta por tipo: fecha, descargas, clase, etiquetas, etc.

Aprovechar esta función es fácil:

  • Dale clic a cualquier parte vacía del escritorio, o presiona Control + Comando + 0. Automáticamente todos los elementos del Escritorio se agruparán según su tipo.
  • Busca archivos en una pila: pasa el dedo de izquierda a derecha encima de una pila para navegar entre sus contenidos. Además, puedes abrir o cerrar la pila con solo darle clic.
  • Cambia cómo se agrupan las pilas: haz clic en el Escritorio, luego selecciona Visualización, después Agrupar pilas por y escoge entre las opciones.
  • Cambia el aspecto de las pilas: También, en Visualización selecciona Mostrar opciones de visualización. Se te presentará una lista de opciones a elegir. También podrás cambiar el tamaño de los íconos, el espacio entre ellos, así como mover las etiquetas a un lado o más más información sobre los archivos.

Encuentra tus ventanas rápidamente

Conforme trabajemos o usemos la Mac, es probable que nos llenemos de ventanas, o en todo caso, que usemos varias en paralelo según nuestras necesidades.

Para pasar de una ventana a otra, o encontrar una rápidamente, macOS nos ofrece Mission Control:

  • Desde el trackpad: desliza 3 dedos de abajo hacia arriba.
  • Desde el teclado: presiona la tecla Mission Control (que muestra tres rectángulos juntos).

En Mission Control podrás ver qué ventanas tienes abiertas en ese momento, pasar de una a otra rápidamente, o cerrar las que ya no necesitas.

Usa varios escritorios

Una función muy innovadora que solo podía encontrarse en macOS: la posibilidad de usar varios escritorios para trabajar de una forma más productiva. Y es que con varios escritorios puedes ubicar distintas ventanas y aplicaciones en cada uno.

Así, puedes cambiar de un escritorio a otro, usar la aplicación que se encuentre en él, y aprovechar todo el espacio que te ofrece la pantalla.

Aprovecha esta función de esta manera:

  • Crea un espacio: accede a Mission Control. En la barra Spaces haz clic en el botón Agregar (el del ícono con el “+”). Puedes agregar hasta 16 espacios. Es decir, trabajar con hasta 16 escritorios.
  • Moverse entre los espacios: en el trackpad desliza 3 o 4 dedos de izquierda a derecha. Si quieres hacerlo con el teclado, presiona Control y luego la flecha izquierda o derecha según la dirección a la que quieras ir. Puedes pasar de un espacio a otro desde Mission Control, también.
  • Mueve una ventana de un espacio a otro: arrastra la ventana de la aplicación hasta el borde de la pantalla. El sistema abrirá en poco tiempo el otro espacio para que puedas dejar la ventana ahí. También puedes hacer esto desde Mission Control.

¡Ya sabes cómo aprovechar más del Escritorio de macOS! Dale uso a todos estos tips y estarás un paso más cerca de convertirte en todo un experto con tu Mac.